Las apuestas y la gula de un conde

admin 6 noviembre, 2017 0
Las apuestas y la gula de un conde

Sándwich, bocadillo, torta, refuerzo, aliado, trancapecho, Barros Jarpa, butifarra… este clásico de la gastronomía mundial tiene tantos nombres como formas, tamaños, combinaciones y estilos: del clásico jamón y queso a complejas fusiones de salsas, carnes braseadas, condimentadas y vegetales.

La anécdota detrás de la creación de una de las comidas tan populares es muy llamativa, ya que lejos de haber sido concebido por la búsqueda incansable de algún chef visionario, el sándwich se originó por el capricho de un conde inglés fanático de las apuestas en el S.XVIII.

John Montagu, conde de Sándwich que vivió entre 1718 y 1792, era un ávido jugador de cartas y dados. Más que gobernar, prefería pasar largas horas junto a sus cortesanos en partidas que muchas veces se extendían por días enteros. Totalmente sumido en su juego, el jerarca necesitaba comer sin interrumpir el curso del mismo, pero a su vez, le molestaba mancharse las manos con las generosas porciones de carnes, jamones y otros bocados que engullía.

La versatilidad del sándwich le permitió adaptarse a diferentes estilos, como esté clásico al estilo criollo.

La versatilidad del sándwich le permitió adaptarse a diferentes estilos, como esté clásico al estilo criollo.

Ante esta necesidad imperiosa, sus cocineros, los verdaderos y anónimos creadores del sándwich, idearon la solución de presentarle sus comidas entre dos panes, para que el conde glotón pudiese continuar con sus apuestas sin distraerse ni mancharse. Así fue como, al menos en la historia oficial, se dio el big-bang y bautismo gastronómico que conquistaría al mundo y se multiplicaría adaptándose a los usos y costumbres culinarios de cada rincón del planeta.

¿Cómo fue el primer sándwich que disfrutó el conde? la versión original se habría tratado de un sencillo trozo de roast beef frío entre dos panes. Cuenta la leyenda que el original bocadillo comenzó a tener una gran popularidad en las tabernas de los pueblos y ciudades cercanas, donde los comensales comenzaron a pedir “lo mismo que come Sándwich“, en referencia al plato del conde, para con el tiempo pasar a ser inequívocamente “un sándwich”, cimentando el nombre que recorrería el mundo. Con el paso de los siglos llegaría la multitud de opciones.

Homenajes en todo el mundo

El Día Mundial del Sándwich, celebrado el 3 de noviembre, está más que justificado. Pocos serían quienes hoy se atrevieran a cuestionar su valor cultural y gastronómico. En distintos lugares del mundo brotan homenajes y muchos aprovechan para elaborar un sándwich especial o ir a su sandwichería preferida.

En Inglaterra, por ejemplo, el Día Mundial del Sándwich es en realidad la Semana del Sándwich y en el país que dio origen al nombre se lo toman muy en serio. Durante esa semana los medios, programas de cocina y redes sociales se inundan de contenidos relativos a las comidas entre dos panes. Furor en un país que asegura-con orgullo- consumir la cifra de 3.5 billones de sándwiches al año.

En ese contexto, Subway, la popular cadena de sándwiches al estilo “armalo a tu gusto”, también aprovecha para hacer su propuesta en más de 40.000 sucursales en 60 países, con el doble propósito de homenajear a su producto y combatir el hambre a nivel global.

Pollo Teriyaki, uno de los hits de la cadena Subway.

Pollo Teriyaki, uno de los hits de la cadena Subway.

¿En qué consiste? la cadena ofrece un 2×1 en sándwiches de 15 y 30 cm para sus clientes, que también se traduce en una donación monetaria al Banco de Alimentos de Buenos Aires equivalente al de una ración alimentaria para ayudar a niños y adultos mayores en situaciones de vulnerabilidad.

Al respecto, Tomas Kleptear, Director del Banco de Alimentos de Buenos Aires comentó: “Estamos muy agradecidos por el apoyo y colaboración de todos para ayudar a quienes más lo necesitan”.

Si faltaban razones, esta es una buena, sabrosa y solidaria oportunidad para disfrutar de un sándwich en su día especial. 

Facebook Comments

Leave A Response »