Así es como consiguieron que no les crecieran los pies a las niñas en China

admin 5 Junio, 2017 0
Así es como consiguieron que no les crecieran los pies a las niñas en China

Las mujeres tuvieron que sufrir dolores inimaginables para complacer la mirada de los hombres o para sentirse más dignas y hermosas a ellas mismas. Mediante calzados intervenidos, a las niñas se les iban moldeando los pies según la forma que se les quisiera dar, éstos debían ser siempre pequeños; también la tendencia era que la punta fuera afilada, lo que provocaba que los dedos se enroscaran hacia la planta.

Se dice que esta tradición se originó en la época del emperador Li Yu, hace casi 1500 años atrás, cuando éste vio a una bailarina con los pies vendados que lo enamoró a primera vista. Ella tenía vendas para que sus pies tomaran la forma de una medialuna y así lograr que su baile fuera un espectáculo más exótico. Como se señaló, su actuación tuvo una gran acogida por parte del emperador y ella pudo acceder a los lujos del imperio.

Esto se convirtió rápidamente en una moda y todas las jóvenes comenzaron a imitarla. La obsesión por los pies pequeños había comenzado. Lo óptimo era que los pies midieran aproximadamente 7 centímetros y fueran puntiagudos y simétricos.

El talón también sufría serias transformaciones que incluso cambiaban la estructura ósea. En 300 años, esto pasó a convertirse en una tradición. Una mujer que tuviera pies grandes era mal vista por la sociedad, mientras que aquellas que siguieran el método de empequeñecimiento de pies tenían un futuro más prometedor y mayores oportunidades de conseguir marido.

El proceso comenzaba cuando las niñas tenían sólo 5 años. Las madres se preocupaban del ritual, que traía como consecuencia, además de dolor, la imposibilidad de trabajar. De esta forma, tener una hija con pies pequeños era visto como una inversión a largo plazo.

La deformación completa tardaba años, había que seguir con cuidado las instrucciones de vendaje y utilizar los zapatos que adecuados. La mujer sufría muchísimo durante este tiempo, hasta que de a poco los nervios del pie se iban atrofiando y finalmente morían.

Esta tortura duró más de mil años hasta ser prohibida finalmente a comienzos de 1900. La modernidad y las diferentes ideologías que dominaban el mundo hicieron parecer esta tradición antigua como algo aberrante. Las mujeres aún seguían teniendo el pensamiento de sus antepasados, pero de a poco la influencia extranjera fue haciéndolas cambiar de postura.

En 1957 fue la última vez que se vendó los pies a una niña. En la actualidad quedan muy pocas mujeres con esta deformación y casi todas tratan de disimularla escondiendo sus pies, pues ya no simboliza lo que simbolizaba antes. Ya no es coqueto, sino deforme.

Facebook Comments

Leave A Response »